Cero residuos | 5 consejos para empezar a vivir sin residuos

¿En qué consiste la filosofía cero residuos o zero waste?

Seguramente has escuchado en los últimos años hablar sobre la filosofía cero residuos, probablemente en tu entorno ya conoces a alguien que lo practica, pero aún no estás muy seguro de como hacerlo ni por donde empezar.

Pero, ¿qué significa realmente cero residuos? En realidad, el concepto resulta fácil de comprender, aunque complejo de aplicar. 

“Zero waste” o cero residuos  es una filosofía que impulsa el rediseño de productos y servicios, de forma tal que los recursos utilizados puedan ser reducidos, reutilizados y reciclados por el fabricante de un producto o el usuario final.

Para esto, se deben considerar en todo momento los ciclos de vida de los productos y servicios.

Dicho esto, nos enfocaremos en las medidas cero residuos que puedes tomar como consumidor final de un producto.

Minimizar o eliminar residuos es un hábito que requiere de tiempo para integrarlo en nuestra vida cotidiana, y como todos sabemos crear hábitos siempre requiere de tiempo y práctica.

«No te agobies, queremos que disfrutes el proceso del cambio para ayudar al planeta».

Por eso te dejamos una lista de acciones  que puedes hacer para comenzar a minimizar los residuos.

Empezamos con una acción a la vez hasta que se convierta en hábito y puedas subir de nivel.

1. Sustituye las bolsas de plástico por bolsas de tela reutilizables

Al principio cuesta cambiar el chip porque siempre se nos olvida las bolsas en casa, pero no pasa nada sigue intentando. Para que no la olvides puedes llevar siempre en tu mochila o cartera una bolsa de tela aparte, o guíndala lo más cercana a la salida de casa para que sea fácil recordar.

2. Haz una lista de los  productos que compras con envoltorios de plásticos

Evalúa si es posible adquirirlos sin envoltorios de plástico, por ejemplo  puedes sustituir las naranjas que vienen en bandejas de plástico en los supermercados por las que venden por kilogramo en la frutería de tu zona y llevarlas en una bolsa de tela.

Eliminas un envase innecesario y contribuyes con la economía local.

3. Dale una segunda, tercera o todas las oportunidades de uso  a los envases que ya tienes

Puedes convertirlos en contenedores de alimentos para separar y mantener el orden de tu alacena, por ejemplo puedes utilizar los envases de vidrio para almacenar los granos, harinas, condimentos, etc.

Reutiliza los envases de vidrio para almacenar y mantener el orden de la alacena

4. Escoge comercios locales con venta a granel y opción de recarga

Hay establecimientos que tienen la opción para comprar a granel y para recargar, puedes comprar una gran variedad de alimentos a granel y hacer uso de las bolsas de telas.

Para los productos de limpieza puedes recargar los recipientes de plástico o vidrio que tengas en casa.

5. Analiza los productos que adquieres mensualmente y ve cuáles de ellos podrían sustituirse por un formato sólido

Como ejemplo tienes los artículos de higiene personal; champú, jabones, cremas y desodorantes, adquiriéndolos en formato sólido estarías eliminado en promedio de 3 a 4 recipientes de plástico al mes.

Este tipo de formato sólido además va muy bien porque son cómodos a la hora de viajar, evitas derrames y no tienes que estar pendiente de la capacidad límite permitida en los vuelos.

Jabones artesanales en formato sólido, cero residuos.

Existen más acciones cero residuos además de las que te hemos mostrado, pero con estos 5 sencillos consejos podrás comenzar a disminuir significativamente tus residuos.

«La suma de pequeñas acciones ayudan al planeta».